Snow

Author: Lola / Etiquetas: , ,

Cuando era niña, mi impresión más intensa de la música en la época invernal procedía de las canciones y villancicos grabados en iglesias o en auditorios, enriquecidos con su propio ambiente único. En ese sentido, me he adentrado en varios lugares similares que he llegado a adorar en mis viajes.

La segunda grabación de Loreena, To Drive the Cold Winter Away, también producida por la artista, presenta música con un carácter fresco e inesperado. Esta colección de villancicos y canciones de invierno menos conocidas fue grabada en 1987 en la Iglesia de Nuestra Señora en Guelph, Ontario, en Irlanda, en un monasterio Benedictino y en el Tyrone Guthrie Centre en Annaghmakerrig.

"Los arreglos son escasos, pero de alguna manera sentí que reflejaban la dinámica de las estaciones del otoño y del invierno, y que puede haber una gran belleza en tanta sencillez," concluye la artista. "Puesto que la grabación fue realizada en los lugares anteriormente mencionados, de vez en cuando se puede oír el sonido de la vida diaria a nuestro alrededor. Esperamos que estos sonidos no sean una molestia, sino que sean recibidos cariñosamente como rastros de paja en un jersey de lana que haya podido tejer tu abuela para mantenerte caliente en invierno".

"Snow" es una adaptación musical de un poema escrito por Archibald Lampman, y es, probablemente, la canción más conocida del disco. Loreena la volvió a publicar en 1995 en su segundo disco de villancicos "A Winter Garden: Five Songs for the Season", y recientemente en el tercero "A Midwinter Night's Dream"





SNOW / NIEVE

Música de Loreena McKennitt
Letra de Archibald Lampman


Blancas son las lejanas llanuras, y blancos
se vuelven los bosques que se difuminan;
El viento se extingue camino de la cumbre
Y la nieve, todavia más densa
Se amontona en árboles y tejados
Y cae de forma apenas audible.

El camino ante mí se alisa
y se llena rápidamente,
los cercados disminuyen, y las colinas
se van difuminando poco a poco
Los árboles desnudos parecen espectros
En el cielo gris pálido

Los prados y arroyos bien cubiertos
permanecen quietos y sin sonido,
Como un benévolo ministro de sueños
La nevada me envuelve con su manto
En madera y agua, tierra y aire,
Silencio por todas partes.

Salvo cuando en aislados intervalos
El trineo de algún agricultor, animado,
Con patines chirriantes y campanas agudas,
Se deslizan a mi lado y se van
O el vacio de la tierra estéril
Un sonido remoto y claro.

El ladrido de un perro, o la llamada
al ganado, brusca y penetrante,
proveniente de algún establo del camino
O corral muy lejano.

De nuevo vuelve el silencio y la nieve cae
Asentándose blanda y cadenciosa.
El crepúsculo se acentúa,
Y tierra y cielo se funden en el gris,
El mundo parece cubierto, lejano.

Sus ruidos duermen, y yo, tan en secreto como
aquel arroyo sepultado, callado, ando trabajosamente y sueño.

--------------------------


White are the far-off plains, and white
The fading forests grow;
The wind dies out along the height,
And denser still the snow,
A gathering weight on roof and tree,
Falls down scarce audibly.

The road before me smooths and fills
Apace, and all about
The fences dwindle, and the hills
Are blotted slowly out;
The naked trees loom spectrally
Into the dim white sky.

The meadows and far-sheeted streams
Lie still without a sound;
Like some soft minister of dreams
The snow-fall hoods me round;
In wood and water, earth and air,
A silence everywhere.

Save when at lonely intervals
Some farmer's sleigh, urged on,
With rustling runners and sharp bells,
Swings by me and is gone;
Or from the empty waste I hear
A sound remote and clear;

The barking of a dog, or call
To cattle, sharply pealed,
Borne echoing from some wayside stall
Or barnyard far afield;

Then all is silent and the snow falls
Settling soft and slow
The evening deepens and the grey
Folds closer earth and sky
The world seems shrouded, far away.

Its noises sleep, and I secret as
Yon buried streams plod dumbly on and dream.