Cé Hé Mise Le Ulaingt? /The Two Trees

Author: Lola / Etiquetas:

6 de octubre de 1993 - Stratford... hojeando la poesía de Yeats, me encontré con Los Dos Árboles cuyo encantador sentimiento de búsqueda del bien dentro de uno mismo y su lucha por evitar mirarse en el espejo del cinismo, ahora me conmueve, al darme cuenta de las fuertes conexiones con el pensamiento sufí en este sentido... los iconos son esencialmente irlandeses y me recuerdan, por algún motivo, el final de la película de John Huston, "The Dead": campos áridos, árboles sin hojas y los estorninos cantando.




Cé Hé Mise Le Ulaingt?/The Two Trees / Los Dos Árboles
Letra de William Butler Yeats, música de Loreena McKennitt.
Pipe inicial (Cé Hé Mise Le Ulaingt?)compuesta e interpretada por Patrick Hutchinson

Amado, mira en tu propio corazón
El árbol sagrado crece allí;
Las sagradas ramas brotan con la alegría
de cuantas temblorosas flores echa.
Los colores amables de sus frutos
cambiantes a la gozosa luz de las estrellas;
La firmeza de su oculta raíz
prendió en la noche dichosa;
La agitación de su copa frondosa
debe a las alas su melodía,
para entonarte un encantamiento.

Allí el Amor fluye
en el círculo flamígero de nuestros días,
girando, caracoleando aquí y allá
de manera ignorante y prodigiosa;
Recordando la agitada copa
y cómo alzan el vuelo las sandalias aladas,
que tus ojos se abran llenos de tierno interés;
Amado, mira en tu propio corazón.

Nunca mires en el espejo del cinismo
que los demonios, con sutil astucia,
nos tienden al pasar.
O sólo mira por un instante;
Allí prospera una fatal imagen
que refleja una noche tormentosa,
raíces medio ocultas bajo la nieve,
ramas rotas y hojas renegridas.
Por eso debes regresar a la inocencia
desde el siniestro umbral que alzan los demonios,
el espejo de la exterior debilidad
que fue levantado aquella vez que Dios durmió.
Allí entre las tronchadas ramas, van
los cuervos que incesantemente deliberan;
volando y graznando de aquí para allá,
de cruel garra y voraz garganta,
o se detienen a husmear el aire,
y sacuden sus crespas alas.
Tus tiernos ojos exageran todo cuanto no es bueno:

Amado, mira en tu propio corazón,
el árbol sagrado crece allí:
sus ramas sagradas brotan alborozadas
como las gráciles flores que echa.
Recordando aquella copa agitada
y cómo alzan el vuelo las aladas sandalias,
que tus ojos se abran llenos de considerada atención;
Amado, mira en tu propio corazón.

---------------------------------------

Beloved, gaze in thine own heart
The holy tree is growing there;
From joy the holy branches start
And all the trembling flowers they bear.
The changing colours of its fruit
Have dowered the stars with merry light;
The surety of its hidden root
Has planted quiet in the night;
The shaking of its leafy head
Has given the waves their melody.
And made my lips and music wed,
Murmuring a wizard song for thee.

There the Loves a circle go,
The flaming circle of our days,
Gyring, spiring to and fro
In those great ignorant leafy ways;
Remembering all that shaken hair
And how the winged sandals dart
Thine eyes grow full of tender care;
Beloved, gaze in thine own heart.

Gaze no more in the bitter glass
The demons, with their subtle guile,
Lift up before us when they pass,
Or only gaze a little while;
For there a fatal image grows
That the stormy night receives,
Roots half hidden under snows,
Broken boughs and blackened leaves.
For all things turn to bareness
In the dim glass the demons hold,
The glass of outer weariness,
Made when God slept in times of old.
There, through the broken branches, go
The ravens of unresting thought;
Flying, crying, to and fro,
Cruel claw and hungry throat,
Or else they stand and sniff the wind,
And shake their ragged wings: alas!
Thy tender eyes grow all unkind:
Gaze no more in the bitter glass.

Beloved, gaze in thine own heart,
The holy tree is growing there;
From joy the holy branches start,
And all the trembling flowers they bear.
Remembering all that shaken hair
And how the winged sandals dart,
Thine eyes grow full of tender care;
Beloved, gaze in thine own heart.

The Dark Night of the Soul

Author: Lola / Etiquetas: ,


Mayo de 1993 - Stratford...he estado leyendo poesía española del siglo XV, y he sentido una enorme atracción por el místico y visionario San Juan de la Cruz; el trabajo sin título es un exquisito poema de amor entre él y su Dios, muy rico en metáforas. Puede pasar por un poema de amor entre dos personas de cualquier época...Su enfoque parece más bien del estilo de los primeros trabajos islámicos o judíos en su vía mas directa de comunicación con Dios... he leído tres traducciones diferentes del poema, y quedé impresionada al ver lo mucho que una traducción puede alterar un poema. Recuerdo que conocemos la mayoría de las escrituras sagradas por traducciones, creando así una multitud de interpretaciones.




Impresionante canción capaz de ablandar al corazón más duro, una canción en la que supo recoger e integrar todo ese amor puro, sensual y sin mácula que transmite la poesía del místico abulense. Esa canción, que fue gestándose en su cabeza a raíz de su estancia en España, la tituló The Dark Night of the Soul; es decir, ‘La Noche Oscura del Alma’, como el poema del mismo nombre, el más hermoso escrito en lengua castellana.

La voz de Loreena es tremendamente dulce y delicada, interpretando el encuentro de los dos amantes, pleno de ternura y suavidad. La melodía tiene un aire intemporal. Precisamente es lo que conviene para conjugar el eterno tema del amor con la sensibilidad contemporánea. Por algo dice Loreena en sus notas de presentación, que el poema metafórico de amor entre el poeta y su Dios bien podría pasar por un poema de amor entre cualquier pareja de cualquier época.

En sus viajes, dice Loreena, se examinan las cuestiones que resuenan a lo largo de los siglos: "¿Quién fue Dios? ¿Qué es la religión? ¿Qué es la espiritualidad? ¿Qué fue revelado y qué fue ocultado? y, ¿Qué fue máscara y qué fue espejo?".

The Dark Night of the Soul / La Noche oscura del Alma
Letra de San Juan de la Cruz
Música y arreglos de Loreena Mckennitt

En una noche oscura con ansias en amores inflamada, ¡oh dichosa ventura!, salí sin ser notada, estando ya mi casa sosegada

A oscuras y segura por la secreta escala, disfrazada, ¡oh dichosa ventura!, a oscuras y en celada, estando ya mi casa sosegada.

En la noche dichosa, en secreto que nadie me veía ni yo miraba cosa sin otra luz y guía sino la que en el corazón ardía.

Aquesta me guiaba más cierta que la luz de mediodía adonde me esperaba quien yo bien me sabía en parte donde nadie parecía.

¡Oh noche, que guiaste! ¡Oh noche amable más que la alborada! ¡Oh noche que juntaste amado con amada, amada en el Amado transformada!

En mi pecho florido, que entero para él solo se guardaba allí quedó dormido
y yo le regalaba y el ventalle de cedros aire daba.

El aire de la almena cuando yo sus cabellos esparcía con su mano serena
en mi cuello hería y todos mis sentidos suspendía.

Quedéme y olvidéme; el rostro recliné sobre el amado; cesó todo, y dejéme
dejando mi cuidado entre las azucenas olvidado.


-----------------------


Upon a darkened night
the flame of love was burning in my breast
And by a lantern bright
I fled my house while all in quiet rest

Shrouded by the night
And by the secret stair I quickly fled
The veil concealed my eyes
while all within lay quiet as the dead

CHORUS
Oh night thou was my guide
of night more loving than the rising sun
Oh night that joined the lover
to the beloved one
transforming each of them into the other

Upon that misty night
in secrecy, beyond such mortal sight
Without a guide or light
than that which burned so deeply in my heart
That fire t'was led me on
and shone more bright than of the midday sun
To where he waited still
it was a place where no one else could come

CHORUS

Within my pounding heart
which kept itself entirely for him
He fell into his sleep
beneath the cedars all my love I gave
From o'er the fortress walls
the wind would his hair against his brow
And with its smoothest hand
caressed my every sense it would allow

CHORUS

I lost myself to him
and laid my face upon my lover's breast
And care and grief grew dim
as in the morning's mist became the light
There they dimmed amongst the lilies fair
there they dimmed amongst the lilies fair
there they dimmed amongst the lilies fair

Lullaby

Author: Lola / Etiquetas:

Loreena McKennitt extrae el fragmento "Prólogo al Rey Eduardo IV", de "Poetical Sketches" (1783) de WILLIAM BLAKE, rebautizándolo con el melancólico título de "Lullaby"

Los primeros acordes de la canción, acompañados por la melodía de una antigua canción de cuna, se ven poco a poco silenciados por el clamor de una tormenta que se aproxima. ¿Que representa realmente este poema? ¿Un campo de batalla, o el Infierno en la tierra? Bajo la atenta mirada de William Blake ( poeta, pintor y místico de finales del XVIII- XIX), la guerra se ha transformado en una visión dantesca, apocalíptica, sobrenatural, donde miles de seres humanos son arrastrados por fuerzas superiores hacia un vórtice de muerte y de violencia. (Texto de Leyre Segura, Lee más de Lullaby y W.Blake en La Vieja Musa)


Lullaby / Nana
Letra de William Blake
Música de Loreena McKennitt
Recita: Douglas Campbell



¡Oh, quien tuviera una voz como el trueno,
y una lengua para atenazar la garganta de la guerra!
Cuando los sentidos se tambalean y el alma es conducida a la locura…
¿Quién puede resistir?
Cuando las almas de los oprimidos luchan en el agitado aire enrarecido…
¿Quién puede resistir?

Cuando el torbellino de la furia procede del Trono de Dios,
cuando es el ceño de Su Rostro el que lanza las naciones unas contra otras…
¿Quién puede resistir?
Cuando Destino estrella sus inmensas alas sobre la batalla,
y navega con regocijo sobre esa marea de Muerte…
¿Quién puede resistir?

Cuando las almas son arrastradas al fuego eterno,
y los demonios del Infierno se deleitan sobre la matanza…
Oh, ¿Quién puede resitir?
¿Quién, quién es el culpable?

¿Quién puede contestar ante el Trono de Dios?
¡Los Reyes y los Nobles de la Tierra lo han hecho!
¡No les escucucheis, Cielos, tus sacerdotes lo han hecho!

-------------------------

O for a voice like thunder, and a tongue
To drown the throat of war! - When the senses
Are shaken, and the soul is driven to madness
Who can stand? When the souls of the oppressed
Fight in the troubled air that rages, who can stand?

When the whirlwind of fury comes from the
Throne of God, when the frowns of his countenance
Drive the nations together, who can stand?
When Sin claps his broad wings over the battle,
And sails rejoicing in the flood of Death;

When souls are torn to everlasting fire,
And fiends of Hell rejoice upon the stain.
O who can stand? O who hath caused this?
O who can answer at the throne of God?
The Kings and Nobles of the Land have done it!
Hear it not, Heaven, thy Ministers have done it!


The Old Ways

Author: Lola / Etiquetas: ,

Ampliando su enfoque hacia una variedad más ecléctica de temas célticos, y siguiendo su asistencia a una exhibición internacional de utensilios celtas en Venecia, las letras de Loreena en su cuarto álbum, The Visit , toman la forma de historias musicales.

Esto comenta Loreena de The Old Ways

Hace unos años pasé una memorable Noche Vieja en Doolin, en el Condado de Clare, en Irlanda, y me conmovió la antigüedad de algunas de las celebraciones. Me encontré con profundos recordatorios de que estos deben ser los remanentes del antiguo mundo encontrándose con el "nuevo".


The Old Ways / Las viejas costumbres
Letra y música de Loreena McKennitt


Las estruendosas olas me llaman a casa, contigo.
El sonoro mar me llama a casa, contigo.

Una oscura noche de Año Nuevo
En la costa oeste de Clare
Oí tu voz cantando
Tus ojos danzaban la canción
Tus manos interpretaban la melodía
Esa fue una visión ante mí.

Abandonamos la música y la danza continuó
Mientras éramos llevados hacía la costa
Olimos la sal, sentimos el viento en nuestros cabellos
Con tristeza te detuviste.

De repente supe que tendrías que marcharte
Tu mundo no era el mío, tus ojos lo confesaban
Allí fue donde sentí la encrucijada del tiempo
Y me pregunté por qué.

Mientras mirábamos el mar
Tuve una visión
De estrepitosos galopes y batir de alas
En las nubes.

Al darte la vuelta, te oí decir mi nombre
Parecías un pájaro enjaulado, desplegando las alas para volar
"Las viejas costumbres se olvidan" me cantaste, mientras volabas
Y me pregunté por qué.

Las estruendosas olas me llaman a casa, contigo.
El sonoro mar me llama a casa, contigo.


---------------------------


The thundering waves are calling me home to you
The pounding sea is calling me home to you

On a dark new year's night
On the west coast of Clare
I heard your voice singing
Your eyes danced the song
Your hands played the tune
T'was a vision before me.

We left the music behind and the dance carried on
As we stole away to the seashore
We smelt the brine, felt the wind in our hair
And with sadness you paused.

Suddenly I knew that you'd have to go
My world was not yours, your eyes told me so
Yet it was there I felt the crossroads of time
And I wondered why.

As we cast our gaze on the tumbling sea
A vision came o'er me
Of thundering hooves and beating wings
In clouds above.

As you turned to go I heard you call my name,
You were like a bird in a cage spreading its wings to fly
"The old ways are lost," you sang as you flew
And I wondered why.


The Old Ways, en directo en La Alhambra

Dante's Prayer

Author: Lola / Etiquetas: ,

17 de diciembre de 1995, Trans-Siberian Railway: es el quinto día en este viaje en tren a través de la invernal Siberia. Viajando sola, es extraño no poder tener una conversación con nadie, pero uno aprende cuanto puede ser transmitido a través de acciones, lenguaje corporal, una mirada a los ojos… Vi a algunos hombres en el andén hoy y uno se parecía a mi padre. Era pelirrojo y tenía una cara larga con un aspecto muy celta que yo habría esperado ver en Irlanda, no en Rusia… recuerdo de nuevo la exhibición celta en Venecia y la sugerencia de que los celtas quizá originaron en la estepa rusa. Quizá el amor por los caballos, el cual comenzó allí, es el mismo que se puede observar hoy en día en el Condado de Kildare.


18 de diciembre de 1995, Trans-Siberian Railway: La Divina Comedia de Dante continúa en mi mente mientras observo el paisaje que pasa frente a mis ojos, pensando en las gentes que lo habitan y como comparten su condición humana… ¿Nos estamos ayudando o dañando los unos a otros? … ¿Cómo ha llegado occidente a este punto de transición? ¿Honrosamente? ¿Cómo contribuimos nosotros? ¿Cuáles son sus expectativas? ¿Son nuestras vidas realmente como ellos imaginan? Siempre queremos creer que hay un lugar para vivir mejor que el nuestro propio…




Dante's Prayer / Oración de Dante
Letra y música de Loreena McKennitt


Cuando el oscuro bosque se cernió sobre mí
Y todos los senderos se cubrieron de hierba
Cuando los orgullosos sacerdotes dijeron que no había otro camino,
Entonces cultivé las tristezas de piedra.

No creía porque no podía ver
Aunque tú viniste a mí al anochecer
Cuando el amanecer parecía perdido para siempre
Tú me mostraste tu amor
A la luz de las estrellas.

Dirige tus ojos al océano
Dirige tu alma al mar
Cuando la oscura noche parezca interminable…
Por favor... recuérdame

Entonces, surgió ante mí una montaña
Junto al profundo pozo del deseo
Desde la fuente del perdón
Más allá del hielo y del fuego

Dirige tus ojos al océano
Dirige tu alma al mar
Cuando la oscura noche parezca interminable…
por favor... recuérdame

Aunque compartimos este humilde sendero
¡Qué frágil es nuestro solitario corazón!
Oh, da a estos pies de arcilla alas para volar
Para acariciar el rostro de las estrellas

Insufla vida a este débil corazón
Levanta este mortal velo de miedo
Toma mis deshechas esperanzas
Grabadas con lágrimas
Y nos elevaremos sobre estas terrenales preocupaciones.

Dirige tus ojos al océano
Dirige tu alma al mar
Cuando la oscura noche parezca interminable…
Por favor… recuérdame...
Por favor… recuérdame...

-----------------------------------

When the dark wood fell before me
And all the paths were overgrown
When the priests of pride say there is no other way
I tilled the sorrows of stone

I did not believe because I could not see
Though you came to me in the night
When the dawn seemed forever lost
You showed me your love in the light of the stars

Cast your eyes on the ocean
Cast your soul to the sea
When the dark night seems endless
Please remember me

Then the mountain rose before me
By the deep well of desire
From the fountain of forgiveness
Beyond the ice and fire

Cast your eyes on the ocean
Cast your soul to the sea
When the dark night seems endless
Please remember me

Though we share this humble path, alone
How fragile is the heart
Oh give these clay feet wings to fly
To touch the face of the stars

Breathe life into this feeble heart
Lift this mortal veil of fear
Take these crumbled hopes, etched with tears
We'll rise above these earthly cares

Cast your eyes on the ocean
Cast your soul to the sea
When the dark night seems endless
Please remember me
Please remember me




Dante's Prayer en Nights from the Alhambra

The Holly & The Ivy

Author: Lola / Etiquetas:



The Holly and the Ivy (El acebo y la hiedra) es un villancico tradicional inglés, que Loreena adapta en A Midwinter Night's Dream. El acebo y la hiedra se utilizan desde la época pre-cristiana para celebrar el Solsticio de Invierno, alejar a los malos espíritus y celebrar el nuevo año. A pesar de su carácter pagano, se siguió conservando tras la llegada del cristianismo. Las hojas espinosas del acebo pasaron a representan la corona de espinas que Jesús llevaba cuando fue crucificado. Las bayas son las gotas de sangre que derramaba Jesús. La hiedra tiene que aferrarse a algo para crecer, esto nos recuerda que tenemos que aferrarnos a Dios como apoyo en nuestras vidas.

The Holly & The Ivy /El acebo y la hiedra
Letra tradicional.
Música y arreglos de Loreena McKennitt



The holly and the ivy
When they are full grown,
Of all the trees in the wood
The holly bears the crown.

The rising of the sun
The running of the deer,
The playing of the organ
Sweet singing in the choir.

The holly wears a blossom
As white as any flower,
And Mary bore sweet Jesus Christ
To be our Saviour.

The rising of the sun,
The running of the deer,
The playing of the organ,
Sweet singing in the choir.

The holly bears a berry
As red as any blood,
And Mary bore sweet Jesus Christ
To do sinners good.

The rising of the sun,
The running of the deer,
The playing of the organ,
Sweet singing in the choir.

The holly bears a prickle
As sharp as any thorn,
And Mary bore sweet Jesus Christ
On Christmas Day in the morn.

The rising of the sun,
The running of the deer,
The playing of the organ,
Sweet singing in the choir.

The holly bears a bark
As bitter as any gall,
And Mary bore sweet Jesus Christ,
To redeem us all.

The rising of the sun,
The running of the deer,
The playing of the organ,
Sweet singing in the choir.

The holly and the ivy,
When they are full grown,
Of all the trees in the wood,
The holly bears the crown.

The rising of the sun,
The running of the deer,
The playing of the organ,
Sweet singing in the choir.

In The Bleak Midwinter

Author: Lola / Etiquetas:

In the Bleak Midwinter, es un poema de Navidad escrito por la poetisa inglesa Christina Rossetti (1830-1894), llegó a ser ampliamente conocido después de su muerte, cuando Gustav Holst le puso música para convertirlo en un villancico. Fue utilizado por primera vez como un himno en el English Hymnal de 1906, donde apareció dentro de la composición "Cranham".

In the Bleak Midwinter
Música de Gustav Holst (1874-1934)
Arreglos y adaptación de Loreena McKennitt



In the bleak midwinter, frost wind made moan,
earth stood hard as iron, water like a stone;
snow had fallen, snow on snow, snow on snow,
in the bleak midwinter, long ago.

Our God, heaven cannot hold him, nor earth sustain;
heaven and earth shall flee away when he comes to reign.
In the bleak midwinter a stable place sufficed
the Lord God Almighty, Jesus Christ.

Angels and archangels may have gathered there,
cherubim and seraphim thronged the air;
but his mother only, in her maiden bliss,
worshiped the beloved with a kiss.

What can I give him, poor as I am?
If I were a shepherd, I would bring a lamb;
if I were a Wise Man, I would do my part;
yet what I can I give him: give my heart.

Gallant Soldier (Mary and the soldier)

Author: Lola / Etiquetas:

De Live in Vancouver, un álbum inédito de 1990, esta balada tradicional, que narra la vieja historia de los soldados que partían a las guerras, y las damas que se enamoraban y soñaban con seguirlos.




Gallant Soldier (Mary and the soldier)/ Soldado Galante (Maria y el soldado)
Letra y música tradicional

Come all you lads of high renown that will hear of a fair young maiden
And she roved out on a summer's day for to view the soldier's parading They march so bold and they look so gay The colours fine and the bands did play And it caused young Mary for to say "I'll wed you me gallant soldier"

She viewed the soldiers on parade and as they stood at their leisure
And Mary to herself did say: "At last I find my treasure But oh how cruel my parents must be To banish my true love away from me Well I'll leave them all and I'll go with thee Me bold and undaunted soldier"

"Oh Mary dear, your parents' love I pray don't be unruly
For when you're in a foreign land, believe you rue it surely Perhaps in battle I might fall From a shot from an angry cannonball And you're so far from your daddy's hall Be advised by a gallant soldier."

"Oh I have fifty guineas in right gold, likewise a hearth that's burning
And I'd leave them all and I'd go with you me bold undaunted soldier So don't say no but let me go And I will face the daring foe And we'll march together to and fro And I'll wed you, my gallant soldier"

And when he saw her loyalty and Mary so true-hearted
He said: "Me darling, married we'll be and nothing but death will part us And when we're in a foreign land I'll guard you, darling, with my right hand And hopes that God might stand a friend With Mary and her gallant soldier"

The Lady of Shalott

Author: Lola / Etiquetas:


Desde hace mucho tiempo considero los impulsos creativos como una visita - una especie de bendición, quizá, no impuesta o poseída tanto como esperada, para la que me preparo. Una especie, también, de misterio. Esta grabación se esfuerza por explorar algo de dicho misterio.

En el álbum "The Visit", podemos disfrutar de una de las creaciones más queridas de Loreena, una preciosa melodía que narra el poema épico de Tennyson ambientado en la legendaria época del rey Arturo, "The Lady Of Shalott".



The Lady of Shalott
Letra de Lord Alfred Tennyson. Música de Loreena McKennitt.

A ambos lados del río se despliegan
anchos campos de cebada y centeno,
que decoran la tierra y se reúnen con el cielo;
y a través del campo se extiende el camino
que va hacia las torres de Camelot;
y la gente va y viene,
contemplando el lugar donde se balancean los lirios
alrededor de la isla de allí abajo,
la isla de Shalott.

Los sauces palidecen, tiemblan los álamos,
las leves brisas se ensombrecen y tiemblan
en las olas que discurren sin cesar
por el río que rodea la isla
fluyendo hacia Camelot.

Cuatro muros grises y cuatro torres grises,
dominan un lugar rebosante de flores,
y la silenciosa isla aprisiona
a la Dama de Shalott.

Sólo los segadores, segando temprano
entre la espesura de cebada,
escuchan un canto que resuena vivamente
desde el río transparente que serpea,
hacia las torres de Camelot:
Y a la luz de la luna, el cansado segador,
apilando los fajos en aireadas mesetas,
al escucharla, murmura: "Es el hada,
la Dama de Shalott".

Allí, noche y día,
teje un mágico lienzo de alegres colores.
Ha oído un susurro advirtiéndole
que una maldición caerá sobre ella
si mira hacia Camelot.
Desconoce el tipo de que maldición es,
y debido a ello teje sin parar,
sin preocuparse de nada más,
la Dama de Shalott.
Y moviéndose a través de un cristalino espejo
colgado todo el año ante ella,
aparecen las tinieblas del mundo.

Ve la cercana calzada
discurriendo hacia Camelot:
ve los arremolinados torbellinos del río,
los rudos patanes pueblerinos,
y las capas rojas de las muchachas,
provinientes de Shalott.

Y a veces, a través del azul espejo
los caballeros vienen cabalgando en pares:
No tiene un caballero leal y franco,
la Dama de Shalott.



Pero aún gozando en tejer en su lienzo
las visiones del mágico espejo,
-cuando a menudo en las noches silenciosas
un funeral, con velas, penachos y música,
se dirigía hacia Camelot;
o cuando la luna estaba en lo alto,
y llegaban dos amantes recién casados-
"Cansada estoy de las sombras",
dijo la Dama de Shalott.

A tiro de arco de su alero,
cabalgaba entre los fajos de cebada,
el sol resplandecía por entre las hojas,
y llameó en las grebas de bronce
del intrépido Lancelot.
Un cruzado de rodillas para siempre
ante una dama en su escudo,
que resplandecía entre los dorados campos,
cercanos a la remota Shalott.

Bajo el azul del despejado día
brillaba la lujosa montura de cuero,
el yelmo junto con su pluma
ardían juntos en una única llama,
mientras él cabalgaba hacia Camelot.
Desde la orilla y el río
Brilló en el cristalino espejo,
"Tirra lirra", por el río
cantaba Sir Lancelot.




Ella dejó el lienzo, dejó el telar,
dio tres pasos por la habitación,
vio florecer el lirio en el agua,
vio la pluma y el yelmo,
y miró hacia Camelot.

La tela salió volando y ondeó en el vacío;
El espejo se quebró de lado a lado;
"la maldición cae sobre mí",
gritó la Dama de Shalott.

Tensos, bajo el tormentoso viento del este,
los dorados bosques empalidecían,
la corriente gemía en la ribera,
el cielo encapotado llovía fuertemente
sobre las torres de Camelot;



Ella descendió y halló una barca flotando
junto al tronco de un sauce,
y alrededor de la proa escribió
"La Dama de Shalott".
Y en la oscura extensión río abajo
-como un audaz vidente en trance,
contemplando su infortunio
-con turbado semblante
miró hacia Camelot.

Y en el ocaso del día
soltó las amarras y se marchó.
La amplia corriente la llevó lejos, lejos,
La Dama de Shalott.

Oyó una balada muy triste, mística
Cantado en voz alta, de forma humilde,
Hasta su sangre se fue congelando lentamente,
Y sus ojos totalmente se oscurecieron
Con la vista clavada en Camelot.

Y yendo su proa a la deriva
entre campos y colinas de sauces,
oyeron cantar su última canción,
a la Dama de Shalott.

Bajo numerosas torres y muchos balcones,
por jardines, muros y galerias,
una forma reluciente pasó flotando.
Palida como la muerte entre las altas almenas.
Silencio en Camelot.

Al embarcadero llegaron
caballero y burgués, señor y dama,
Y leyeron un nombre escrito en la proa :
La Dama de Shalott.
¿Quién es ella? ¿Y porqué está aquí?


Y junto al iluminado palacio,
cesaron los sones de aclamación real;
y temerosos se presignaron
todos los caballeros de Camelot;
Pero Lancelot se quedó pensativo
y dijo, "ella tiene una cara encantadora;
Dios en su misericordia preste su gracia, a esta Dama.
La Dama de Shalott."

--------------------------------------


On either side of the river lie
Long fields of barley and of rye,
That clothe the world and meet the sky;
And thro' the field the road run by
To many-towered Camelot;
And up and down the people go,
Gazing where the lilies blow
Round an island there below,
The island of Shalott.

Willows whiten, aspens quiver,
Little breezes dusk and shiver
Thro' the wave that runs for ever
By the island in the river
Flowing down to Camelot.
Four grey walls, and four grey towers,
Overlook a space of flowers,
And the silent isle imbowers
The Lady of Shalott.

Only reapers, reaping early,
In among the bearded barley
Hear a song that echoes cheerly
From the river winding clearly
Down to tower'd Camelot;
And by the moon the reaper weary,
Piling sheaves in uplands airy,
Listening, whispers "'tis the fairy
The Lady of Shalott."



There she weaves by night and day
A magic web with colours gay,
She has heard a whisper say,
A curse is on her if she stay
To look down to Camelot.
She knows not what the curse may be,
And so she weaveth steadily,
And little other care hath she,
The Lady of Shalott.

And moving through a mirror clear
That hangs before her all the year,
Shadows of the world appear.
There she sees the highway near
Winding down to Camelot;
And sometimes thro' the mirror blue
The Knights come riding two and two.
She hath no loyal Knight and true,
The Lady Of Shalott.

But in her web she still delights
To weave the mirror's magic sights,
For often thro' the silent nights
A funeral, with plumes and lights
And music, went to Camelot;
Or when the Moon was overhead,
Came two young lovers lately wed.
"I am half sick of shadows," said
The Lady Of Shalott.

A bow-shot from her bower-eaves,
He rode between the barley sheaves,
The sun came dazzling thro' the leaves,
And flamed upon the brazen greaves
Of bold Sir Lancelot.
A red-cross knight for ever kneel'd
To a lady in his shield,
That sparkled on the yellow field,
Beside remote Shalott.

His broad clear brow in sunlight glow'd;
On burnish'd hooves his war-horse trode;
From underneath his helmet flow'd
His coal-black curls as on he rode,
As he rode back to Camelot.
From the bank and from the river
he flashed into the crystal mirror,
"Tirra Lirra," by the river
Sang Sir Lancelot.

She left the web, she left the loom,
She made three paces taro' the room,
She saw the water-lily bloom,
She saw the helmet and the plume,
She looked down to Camelot.
Out flew the web and floated wide;
The mirror cracked from side to side;
"The curse is come upon me," cried
The Lady of Shalott.

In the stormy east-wind straining,
The pale yellow woods were waning,
The broad stream in his banks complaining.
Heavily the low sky raining
Over towered Camelot;
Down she came and found a boat
Beneath a willow left afloat,
And round about the prow she wrote
The Lady of Shalott



And down the river's dim expanse
Like some bold seer in a trance,
Seeing all his own mischance -
With a glassy countenance
Did she look to Camelot.
And at the closing of the day
She loosed the chain and down she lay;
The broad stream bore her far away,
The Lady of Shalott.

Heard a carol, mournful, holy,
Chanted loudly, chanted lowly,
Till her blood was frozen slowly,
And her eyes were darkened wholly,
Turn'd to towered Camelot.
For ere she reach'd upon the tide
The first house by the water-side,
Singing in her song she died,
The Lady of Shalott.

Under tower and balcony,
By garden-wall and gallery,
A gleaming shape she floated by,
Dead-pale between the houses high,
Silent into Camelot.
Out upon the wharfs they came,
Knight and Burgher, Lord and Dame,
And round the prow they read her name,
The Lady of Shalott.

Who is this? And what is here?
And in the lighted palace near
Died the sound of royal cheer;
And they crossed themselves for fear,
All the Knights at Camelot;
But Lancelot mused a little space
He said, "She has a lovely face;
God in his mercy lend her grace,
The Lady of Shalott."

Lee en La Vieja Musa más sobre este poema

Raglan Road

Author: Lola / Etiquetas:

En el concierto en La Alhambra, Loreena nos regalaba una versión de Raglan Road, la popular canción irlandesa. Poema escrito por el poeta irlandés Patrick Kavanagh, al que el músico folk irlandés Luke Kelly puso música en 1960.

Inspirada en la calle Raglan, en Ballsbridge, Dublín. El poeta camina por una calle tranquila, recordando una historia de amor con una muchacha local. Sabía que corría el riesgo de salir con el corazón roto, pero aún así no pudo resistirse.



Raglan Road

Letra de Patrick Kavanagh, música de Luke Kelly
Arreglos de Loreena McKennitt


En Raglan Road, en un día de otoño
la vi por primera vez y supe
que su pelo oscuro tejería una trampa
que un día habría de lamentar.
Percibí el peligro y aun así
recorrí el camino encantado.
Y me dije: que el pesar sea
como una hoja caída al amanecer…

En Grafton Street durante noviembre
viajábamos ligeros a lo largo del muro
de un barranco profundo
en el que aún puede leerse la súplica de pasión
La Reina de Corazones urdiendo sus embrollos
y yo sin saber cómo deshacerlos
Oh!, he amado tanto, pero tanto.
Y por esto y aquello la felicidad se desperdicia.

Le entregué dones de la mente
Le enseñé el signo secreto que sólo saben
los artistas que han conocido
a los verdaderos dioses del sonido y de la piedra
Y palabra y tinta sin límite
Y poemas para que dijera con su único nombre allí
Y su única cabellera oscura
Como nubes sobre los campos de Mayo.

Desde una tranquila calle donde los viejos fantasmas se encuentran
La veo caminando apresurada ahora lejos de mí
Mi razón debe comprender que he amado como no debía
a una criatura de "polvo".
Cuando el ángel se enamora de la tierra
perderá sus alas al amanecer.

-------------------

On raglan road on an autumn day,
I saw he first and knew
That his dark hair would weave a snare
That i might one day rue.
I saw the danger and yet i walked
Along the enchanted way
And i said let grief be a falling leaf
At the dawning of the day.

On grafton street in november,
We tripped lightly along the ledge
Of a deep ravine where can be seen
The worst of passions pledged.
The queen of hearts still baking tarts
And i not making hay,
For i loved too much; by such and such
Is happiness thrown away.

I gave he the gifts of the mind.
I gave he the secret sign
Thats known to all the artists who have
Known true gods of sound and time.
With word and tint i did not stint.
I gave he reams of poems to say
With his own dark hair and his own name there
Like the clouds over fields of may.

On a quiet street where old ghosts meet,
I see he walking now away from me,
So hurriedly. my reason must allow,
For i have wooed, not as i should
A creature made of clay.
When the angel woos the clay, hell lose
His wings at the dawn of the day.